Mascotas

En castellano
En català

Razas de gatos, generalidades del gato

INTRODUCCIÓN

Desde sus humildes orígenes como cazadores semidomesticados de ratones, los gatos se han convertido, probablemente, en las mascotas más populares, y no sin razón justificada. Comparados con los perros, su tamaño no varía tanto de una raza a otra, y no exigen paseos regulares y largos. Son intolerablemente limpios, dedican gran parte del día a limpiar y acicalar su pelaje y, además, acostumbran a evacuar en la cubeta que se les asigna. Así, se convierten en los compañeros ideales para cualquier persona que viva en un piso o en un apartamento.

Sin embargo, no todas las razas de gatos son adecuadas para cualquier ambiente doméstico o familiar, y algunas tienen necesidades específicas. Por tanto, conviene prestar atención especial a la raza que se va a seleccionar.

Las razas de pelo largo, a pesar de tratarse de razas fáciles de manejar y con pocos requerimientos, necesitan una cantidad de tiempo considerable para su aseo. Si a esto no se le dedica el tiempo adecuado, por lo menos de 10 a 15 minutos diarios, sus pelajes pronto perderán brillo y elegancia, por lo que puede convertirse en un inconveniente, tanto para el gato, que se sentirá incómodo, como para el dueño, al que le resultará económicamente costoso y se verá obligado a pagar grandes sumas de dinero cuando la factura del veterinario llegue a su domicilio.

Si bien las razas de gatos de pelo corto precisarán un mínimo cuidado de su pelaje, sin embargo, requerirán otro tipo de cuidados, posiblemente más molestos. Esto sucede particularmente con los burmeses, orientales y siameses -una vez que hayas oído el maullido de los siameses, nunca se te olvidará.

Los rusos y los korats tienden a ser razas silenciosas y tranquilas, pero las razas rex son, en su mayoría, traviesas y juguetonas. El turco, con su gran afición a bañarse, preferirá estar en una casa que tenga piscina, aunque puede practicar perfectamente su hobby en un baño.

No olvides que los gatos viven 18 años o más, lo que puede llegar a ser una eternidad si eliges la raza equivocada. No tengas sólo en cuenta su aspecto físico, y considera también las necesidades domésticas -haz la selección correcta y tu gato y tú viviréis en armonía durante muchos años.

PELAJES

Existen muchos tipos de texturas de pelajes y aún más diversidad de colores y diseños. En general, los colores se designan como propios y los dibujos o diseños de pelaje como no propios. El manto del persa es largo y grueso pero suave y fino al tacto; el maine coon posee un pelaje semilargo con un acabado que le aísla del agua; los pelajes tipo tipped (manchados) tienen una pelusa o manto interno pálido con un acabado coloreado en el extremo de cada pelo; el abisinio es un ejemplo excelente de pelaje semigrueso; el siamés posee el dibujo de pelaje tipo himalayo que tiene la coloración limitada a los extremos; el rex pertenece a la variedad de pelaje ondulado y rizado, con escaso manto interno.

 
Persa azul

Maine coon
 
 
Británico tipped

Rex cornish
 
 
Siamés

Abisinio
 

OJOS

Los ojos de los gatos varían en sus formas, desde los intensos y redondos de los persas a la rasgada forma oriental de los siameses. Los persas tienen ojos grandes, redondos e intensos que suelen ser generalmente de color cobrizo oscuro; el birmano de pelo semilargo tiene los ojos grandes pero menos redondeados y convexos que los del persa; el burmilla tiene los ojos en disposición ligeramente oriental, ni almendrados ni redondeados; el siamés tiene los ojos color zafiro intenso, con forma oriental.


Persa

Británico

Balinés

Siamés

Burmilla

OREJAS

De diferentes cualidades, desde pequeñas y pulcras, a grandes y empenachadas. El persa tiene orejas pequeñas, pulcras, bien recubiertas y bastante distanciadas; el gato de bosque de Noruega las tiene distanciadas y altas con un penacho tipo lince; el Burmés, de mediano tamaño, bastante separadas y con las puntas ligeramente redondeadas; el siamés, grandes y puntiagudas, distanciadas en su base.


Persa

Británico

Gato de bosque de Noruega

Siamés

Burnés marrón

CABEZAS

Las formas de la cabeza van, desde las que son redondeadas y de cara corta, como la del persa, a otras que son alargadas y angulares como la del siamés. El persa tiene un cráneo redondo y ancho con una cara corta, y visto de perfil muestra un stop prominente en la nariz; el birmano tiene cabeza ancha y redondeada, con nariz de mediano tamaño y sin stop; la cabeza del británico es grande y redonda, con mejillas rellenas y un leve stop nasal; el burmés tiene una cabeza redondeada, con anchas mejillas que terminan en una porción corta y no afilada, y visto de perfil muestra una barbilla y corte nasal prominentes; el siamés tiene una cabeza alargada, estrechándose en unas líneas rectas que terminan en un hocico fino, y su perfil debería ser recto (sin stop nasal).


Persa

Birmano

Británico

Burmés

Siamés

Fuente: Razas de Gatos
Breve guía de estudio e identificación
Paddy Cutts
Ed. Zendrera Zariquiey, 1996



Página PrincipalArtículos MascotasArtículos GatosSección Gatos
Copyright © AmiMascota.com, Todos los derechos reservados.