Amimascota

Amimascota.com, el portal dedicado a las mascotas

HISTORIAS, ANÉCDOTAS, RELATOS, AVENTURAS CON MI MASCOTA

En esta sección podrás encontrar historias, cuentos, anécdotas, dedicatorias y todo tipo de aventuras o relatos enviadas por personas que aman a sus mascotas. Si tienes alguna historia o aventura interesante que quieras compartir con nosotros, envíala a webmaster@amimascota.com y la verás publicada en esta sección.




Libros de mascotas


SeedingUp | Digital Content Marketing

Libros de mascotas

[ Página 2 ]

.:. [16/Ene/06] Relato de Jan-ai acerca de Candy

Hola, mi nombre es Jan-ai, quiero hablarles de mi perrita CANDY, mi gran amor, la quiero tanto, tanto que no se que haría sin ella. Ella tiene 7 años y yo la he cuidado desde que era una cachorrita, amo tanto a mi perrita que no se que hacer para quitarle esa tristeza que tiene.

Tengo 7 semanas de embarazo y mi perrita esta muy triste ya no se que hacer la amo tanto que me da miedo que se muera. Cuando la quiero agarrar se va de mi lado ya casi no quiere estar conmigo aunque yo la cuido igual que siempre y la consiento, la verdad es que yo no se que haría sin ella, es como mi bebe, todos en la casa la quieren y lloro mucho nada mas al pensar que algún día la voy a perder.

Solo escribo estas cuantas líneas para sentirme un poco mas tranquila y para decirles cuanto amo a mi perrita, ella a estado con migo desde que yo era casi una niña y me a visto crecer, ahora quiero pedir un consejo para ayudar a mi perrita a salir de la depresión que tiene. Mi correo es janaibs@hotmail.com si alguien me puede ayudar o dar un consejo por favor escríbanme.

CANDY TE AMO

.:. [28/Nov/05] Relato de Eva: Duco, uno más de la casa

Cada perro, que llega a un hogar, es por algún motivo. Es decir; detrás de la llegada de ese perro a casa, hay una historia, contando, el porque tenemos a ese perro.

Unos compran un perro, porque se sienten solos y el perro les hará compañía, así que van a un criador o a una tienda de animales y lo compran, a otros se lo regalan, otros se los encuentran y deciden darle hogar, etc..

Yo tengo cuatro perros y un gato y cada uno de ellos llegó a casa en un momento distinto de mi vida y por un motivo distinto.

Hace más de 10 años que me dedico a adiestrar a perros, por lo tanto historias caninas, tengo muchas, unas más graciosas, otras más serias, algunas tristes, etc.…pero en este relato (real) voy a contaros la llegada de Duco, (un fox terrier de dos años) a casa, mis otros tres perros y mi gato, también entraron a casa con una historia, pero la de Duco es algo inusual y además , porque cuanto menos, deja abiertas muchas hipótesis, que no podremos contrastar.

Yo pensaba que ya me había pasado de todo con los perros y con los dueños de los perros, pero no es así. Por suerte o por desgracia, cada día que vivimos es una aventura nueva y nunca lo sabemos todo, así que constantemente, a los que estamos con perros, nos pasan anécdotas caninas.

Todo empezó, un sábado del mes de mayo, de este año 2005, alguien me llamó desesperado, porque decía que su perro, ladraba en exceso cuando el salía de casa, esta conducta anómala la tenía desde que se mudaron de Málaga a Granada. Por lo visto el perro no se adaptaba al nuevo hogar y al marcharse su dueño a trabajar o salir de copas, el perro, ladraba mucho y esto había hecho que los vecinos le llamaran la atención. El hombre desesperado ante esta situación, decidió acudir a un profesional, para corregir esta conducta. Tan desesperado estaba, que esa misma tarde me trajo el perro a casa, para que empezara con las clases de educación.

Vino a casa y eligió la opción de adiestramiento en residencia, así que, me dejó al perro, me pagó y se marchó. Le dije que podía venir a verlo cuando quisiera y asimismo podía llamar siempre que quisiera.

Pasó el sábado y pasó el domingo, al llegar el lunes, a eso de las once de la mañana, me llamó, para saber como había pasado el fin de semana Duco, pero yo estaba comprando y no le podía atender así que no contesté al teléfono y más tarde le llamé yo a él. Efectivamente quería saber de su perro, le dije que todo iba bien y poco más. Me dijo que ya me llamaría o que le llamase cuando su perro estuviera educado. Sin más colgué.

Pasaban las semanas y no llamaba, pero no es para preocuparse, hay dueños que me llaman más a menudo, para ir sabiendo de la educación de sus perros y otros que llaman menos o incluso algunos (los que menos) no llaman hasta que yo les digo que vengan a recoger a su perro y dar clases con ellos, para que aprendan a realizar los ejercicios con el perro. Así que, hasta aquí, todo era normal.

Llegó el día que tenía que llamarle, para que viniera a recoger a Duco y empezar a dar las clases. Lo llamé, quedamos y vino. Dimos una clase, muy amena, el estaba contento con todo lo que había aprendido su perro de obediencia, ya lo podía sacar a la calle y no daba tirones de la correa, se sentaba a su lado y no se le subía encima para saludar, lo soltaba a jugar y cuando lo llamaba acudía, etc.. y además le corregí la conducta anómala de ladrar en exceso, en ausencia de su dueño. Todo muy bien!

Al terminar la clase, quedamos para dar otra clase al día siguiente y le dije que se comprara un collar de adiestramiento y una correa. Así lo hizo. Al día siguiente, trajo su collar y correa nuevos y dimos otra vez clase. Esta vez, al terminar la clase, le dije que ya se podía llevar a Duco, era viernes y ya sólo nos quedaría la clase del lunes para terminar. Pero, me dijo, que iba a salir de viaje el fin de semana y que prefería que Duco se quedara esos dos días más conmigo, si no era molestia.

Me lo quedé sin problema y además pensé en aprovechar el fin de semana y darle más clases a Duco. Llegó el lunes, habíamos quedado a las seis de la tarde…y a Duco y a mi, nos dieron las seis y las siete, las ocho, las nueve y las diez… (Como dice la canción de Sabina) y no apareció Fernando (dueño de Duco).

Al día siguiente, al mediodía, viendo que no me llamaba, para decirme porque no había venido y para quedar otra vez, pues le llamé yo. Menuda sorpresa!! Me sale una voz diciéndome: - El numero al que llama no existe. Y pensé: TOMA!! ¡¿Ahora que?!

Bueno, esperar es lo que tocaba. Pasado un tiempo prudencial, lo pusimos en venta, le enseñamos más ejercicios de los que ya sabía. El precio era elevado, así me aseguraba de que la persona que lo comprase lo cuidaría bien, o quizás lo hice porque ya le tenia mucho cariño, sea lo que sea, han pasado ya seis meses, su antiguo dueño no ha dado señales de vida y ahora Duco ya no está a la venta, ha pasado a ser uno más de nuestra casa.

Duco es un perro cariñoso, simpático, noble, con una buena capacidad de aprendizaje, un buen perro de compañía, que lo trajo su dueño a mi casa y no volvió más a por él.

Una de las hipótesis que barajamos, es que en aquél viaje que hizo su dueño (ex - dueño ahora) algo le pasó que le ha impedido volver a por Duco. Es por eso que al principio de este relato, decía que se pueden formular muchas hipótesis del porque no acudió a la cita que teníamos, pero que no podemos verificar ninguna, sólo el ex – dueño de Duco tiene la respuesta. De todas formas, no es muy normal, que alguien pague a otra persona, para que haga un trabajo y después se desentienda sin dar explicaciones.

Bueno, esta es una historia canina con un final feliz, Duco tiene un nuevo hogar y una familia nueva donde ha aprendido muchas cosas, como por ejemplo saludar y con un saludo de Duco y otro mío nos despedimos.

Eva León
Adiestradora Profesional Titulada
por la Escuela Andaluza de Adiestradores.

.:. [24/Oct/05] Yalti relata el logro de Simba

Quiero contarles cómo mi gatito Simba logró lo que creíamos imposible, que mi papá lo quisiera. En mi familia todos amamos a los gatos, pero mi papá no lo hacía, incluso le desagradaba que lleváramos gatitos a la casa y hasta los molestaba; cuando llegó Simba mi papá es el que más se preocupaba por el, procuraba que tenga comida suficiente, que su caja de arena este en orden, jugaba con él y hasta creo que se sentía orgulloso de que estuviera con nosotros porque lo abrazaba y presumía a las visitas; así es como Simba se volvió el consentidote de la casa y verdaderamente llegó para cambiarnos la vida.

Yalti
Mérida, Yucatán
Méjico

.:. [29/Jun/05] Teresita cuenta la linda historia de su Don Gato

Hola mi nombre es Teresita, yo les hablare de Don Gato, mi tesoro de gatito, me lo encontré en la calle, él caminó detrás mío, quiere decir él fue quien me escogió a mi, yo por mi parte le vivo muy agradecida pues lo encontré en una etapa de mi vida bien difícil. Hacía un mes había emigrado a Canadá y estaba bien deprimida y además aparte de no tener nada él fue mi única compañía. Al año me regalaron otro que se llama Sark, yo era muy feliz con mis dos gatitos nunca los dejé solos siempre los atendía. Ahora llevo 9 años acá quiere decir que los gatitos tendrán entre 11 y 13 años, yo les calculo hace un mes mi gatito se me enfermó y me duró exactamente una semana, no saben como lo extraño.

Les comento que hacía ya casi 3 años estaba probando quedar embarazada y nunca sucedió pues a los 4 días de haberse muerto mi gatito me entero de que estoy embarazada, es algo bien grande pues fue como que él dio paso para que esto sucediera, de esto hace un mes y es cierto me siento contenta pero a la vez triste, ojala y pueda superarlo por el bien mío y de este bebe que ahora espero.

Él murió de un tumor en el estómago, fue horrible, me queda el consuelo de que no sufrió, hice de todo y estaba dispuesta a hacer más solo de que no tenía remedio, en honor a Don Gato que ahora será un angelito mas en el cielo.

Gracias por escuchar la historia de Don Gato

.:. [04/May/05] Camila escribe una dedicatoria a su hamster Kiki

Todos se preguntaran porque escribo esta historia si tan solo se trataba de un hamster, pero no lo era, era mi compañera y una amiga de juegos muy simpática llamada Kiki, la compre recién nacida en la mascotería, me costó mucho mantenerla en mi casa porque mis papás no la querían, con el tiempo aprendió a alimentarse, arrancarse de su jaula y una serie de trucos los más divertidos, toda mi familia se encariño con ella...

Después de 2 años Kiki ya no corría como antes ni comía como solía hacer. Hace poco la lleve al veterinario y le han encontrado una serie de tumores en sus genitales, tuve que sacrificarla para que no siguiera sufriendo ya que con el tiempo iba a quedar totalmente paralizada...Te extraño mucho Kiki y te recordare por siempre...Gracias por todas esas sonrisas que me sacaste.

Camila
Chile

Relatos y aventuras de mascotas, página 3    Relatos y aventuras de mascotas, página 1