Amimascota

Amimascota.com, el portal dedicado a las mascotas

HISTORIAS, ANÉCDOTAS, RELATOS, AVENTURAS CON MI MASCOTA

En esta sección podrás encontrar historias, cuentos, anécdotas, dedicatorias y todo tipo de aventuras o relatos enviadas por personas que aman a sus mascotas. Si tienes alguna historia o aventura interesante que quieras compartir con nosotros, envíala a webmaster@amimascota.com y la verás publicada en esta sección.




Libros de mascotas

[ Página 4 ]

.:. [31/Dic/07] De Ana María: Una reflexión sobre la tenencia de mascotas

!Hola amigos! Yo, tengo tres mascotas, dos gatos y un perro montaña del pirineo, antes vivíamos en la sierra, pero ahora llevamos 7 meses viviendo en una capital, que aunque hay una parcelita, no es lo mismo que en la sierra que había 2000 metros.

Al perro lo sacamos todos los días, pero los gatos que estaban acostumbrados a salir mas, ahora se ven mas condicionados.

Son demasiado cariñosos, no me dejan, siempre quieren estar conmigo y demostrarme su amor, es impresionante. Me hacen enfadar alguna vez por su pesadez, pero luego me viene la emoción pensando que si me faltaran me iba a recordar muchísimo de ellos. Me ha pasado con las otras mascotas que he tenido.

Vivir entre mascotas es lo mas gratificante que hay, al menos yo lo veo así. Te dan demasiado a cambio de que les acaricies un rato, te entienden en los comentarios que les digas, yo siempre he hablado mucho con ellos y lo saben todo de ti , hasta cuando sabes que molestan y salen corriendo. Los tengo como si fuesen personas por lo bien que reaccionan. Los que crean que los mascotas no sufren la indiferencia de los hombres, el maltrato, el abandono, es que son unos ignorantes. La mascota le puede gustar lo que a ti te gusta y estás comiendo, yo no se lo privo, le doy sus gustos siempre que no les sean perjudiciales, sus galletitas de mascotas etc. Les tengo bien atendidos de veterinarios y de sus pastillas y vacunas, cuando veo alguno abandonado se me revuelven las tripas, pienso en lo que debe sentir el animal, dando vueltas de un lado para otro sin saber donde ir.

¿!Por qué hacen eso? el no lo haría, el será fiel hasta la muerte y los que los tenemos lo sabemos.

Cómo se puede abandonar a una mascota a su suerte, ellos son dependientes de sus amos, no saben vivir sin ellos. Cómo se puede tener agallas para abandonarlos? Si te vas de vacaciones llévalos a una guardería hasta que vuelvas, verás cuando regreses como te recibe, con todo su amor. No hay derecho a abandonar a ninguna mascota, quien lo hace, deja de ser persona para convertirse en bestia. Los amo tanto que me dicen que los quiero mas que a las personas, eso no es del todo cierto, sí, los amo mas que a muchísimas personas, sobretodo mas que a los que los abandonan.

Un abrazo

SeedingUp | Digital Content Marketing

.:. [19/Nov/07] De Miriam: La historia de su gato Salomé

Salomé se fue hace tres años. Aquella madrugada del 7 de julio tuve que dejarla ir, porque la vida así lo dictó, y ella, sin mirar atrás, resuelta y audaz, afrontó su destino.

Salomé es parte de mí, algunos pedazos de mi ser se marcharon con ella esa noche; otros, se volvieron cenizas como su cuerpo, y los demás, simplemente no están, no puedo encontrarlos, será porque eran sueños y fantasías, que se esfuman cuando la vida termina.

Estoy de pie para recordarla... Salomé me miraba directo a los ojos. Salomé sabía todo de mí y me comprendía. Salomé me obligaba a salir de la cama cuando estaba triste. Salomé llenaba mis noches de caricias. Salomé me enseñó a no darme por vencida, a dar el siguiente paso sin miedo, a saltar cuando con un paso no alcanza, a no arrodillarme jamás.

Gracias pequeña bebé.
Miriam

El 25 de marzo cumplí 19 añitos, y como regalo atrasado le pedí a mamá Miri que les envíe mi foto y mi historia para que me conozcan y vean qué hermosa soy.

De chiquita fui la más mimosa, por eso me dejaron viviendo con mi mami Salomé, que ustedes ya conocen, fue así que con ella aprendí muchas cosas, como abrir la heladera y elegir el mejor plato, trepar corriendo carreras por las cortinas del salón, jugar a las escondidas, brindar la mejor compañía, saltar al balcón del vecino...

Tengo que confesar que chupé la teta de mi mamá hasta los 15 añitos más o menos, pero bueno, eso me hacía especialmente feliz. Si bien me puse muy triste cuando mami tuvo que partir al Jardín, pude salir adelante gracias a los mimos, medicinas y más mimos que recibí.

Hoy, junto a mis abuelos Mary y Luis, mi mamita postiza Miri, mis tíos, mis doctores, mis primitos y amigos estoy de fiesta, tengo tanto amor y tanto ron ron para dar que ni se lo imaginan.
Chau y miau miau

Libros de mascotas


Libros de mascotas

.:. [29/Sep/07] De Brenda: La feliz historia del gato Newton

Esta es una feliz historia del gato Newton; July, Arturo, Brenda, Pau, Raul y Susy.

Newton nació el 3 de octubre de 2006, es hijo de los gatos que hay en casa que son de todos pero no son de nadie, porque llegan a comer y a dormir y no dejan que se les agarre, conducta que ha estado presente en estos gatos generación tras generación, por lo que no sabemos cuantos son, ni cuantas gatas ni gatos; ellos son salvajes, a veces se van y regresan. Newton nació de una de tantas camadas de gatos salvajes, pero fue especial. Una noche de octubre llovió muchísimo, el agua se metió a los patios y arrastró cosas, newton tenía seis días de nacido y su mamá al cambiar la camada lo abandonó, tal vez pensó que no tenía posibilidades de vivir y lo dejó tirado, esa noche lo encontró Raúl y lo levantó del agua, lo puso a salvo encima de un bote, pero Newton se cayó, después le dijo a July que lo había encontrado y que estaba solo, ella lo metió a la casa, lo envolvió en una frazada y lo acostó con ella para que estuviera caliente. Newton era un cachorro de seis días, tenía los ojos cerrados, las orejas cerradas y por supuesto debía tomar leche y su función digestiva no era regulada por él.

La noche siguiente Arturo y yo supimos acerca de la presencia del gato en casa y buscamos en la reda información de cómo cuidar gatitos huérfanos. Descubrimos que debíamos regularle la temperatura ya que él no la generaba por sí mismo, por lo que pusimos una bolsa de agua caliente debajo de su frazada y dormía muy bien, la leche por su puesto debía ser especial, sin lactosa y con mucha proteína además a 38 grados y por mamila. Newton no quería aceptar la mamila y eso nos preocupaba mucho ya que si no comía no iba a sobrevivir. Al fin aceptó la mamila, debíamos masajear su pancita con agua tibia para que pudiera hacer sus necesidades y así era diario, obviamente dado que no eran condiciones normales en ocasiones teníamos que poner pomadita ya que se rozaba con frecuencia. parecía que había un bebé humano en casa, pedía comida cada cuatro horas, eso implicaba levantarnos a calentar la leche y darle la mamila, además de estimular la digestión. Pau, Raúl y Susy lo cuidaban cuando nosotros teníamos que salir a trabajar.

Newton logró sobrevivir, es ahora un gato un poco uraño, nos adoptó como familia y ahora que lo vemos gigante y vemos sus hermosos ojos entre verde y amarillo, sabemos que valió la pena, es un regalo en nuestra vida y siempre lo vamos a amar.

Amamos a los animales, los consideramos parte de nuestra familia, sabemos que no son juguetes, eso queremos trasmitirlo a las demás personas y a nuestra propia familia.

Brenda

.:. [17/Sep/07] De Amparo: Sentimientos a un fiel compañero

No se como empezar, pero tengo la necesidad, la desesperada necesidad de escribir este terrible sentimiento que me ahoga.

El día 30 de Agosto 2006 tuve que tomar la decisión más terrible de mi vida, separarme de mi querido y fiel compañero Copito, estaba enfermo muy enfermo cuando le entraba esa terrible tos…
Foto: Copito querido y fiel compañero, siempre te llevaré en mi corazón

Llegó a casa en marzo de 1996, apenas contaba con un mes de vida. Con el tiempo se convirtió en un miembro más de la familia, para mi seguirá siendo y siempre será otro más de la familia aunque no esté a mi lado físicamente lo está en mi corazón. Éramos tres en casa, siempre íbamos juntos a todos los sitios, no había nada que se hiciera sin que estuviese involucrado Copito. Incluso en el coche, él iba sentado en el asiento trasero como un pasajero más enganchado en el cinturón de seguridad… Hoy estoy perdida sin él, para mi era mucho más que un animal de compañía porque no sólo era mi perro, era mi amigo Copito, siempre estaba ahí a mi lado, sabía cuando estaba triste e intentaba distraerme compartiendo sus juguetes, el mismo que tantas veces me hizo reír, si, ahí estaba siempre a mi lado. Nunca protestaba sobre mi mal genio, pero hoy él ya no está. Y no se que hacer porque me siento perdida, me falta Copito.

Esta enterrado en un lugar muy querido para mi y al que voy siempre que puedo, este fin de semana ha sido particularmente duro porque después de unos días hemos vuelto allí y he estado junto a él, le he pedido perdón por haber tomado esa terrible decisión… yo no quería que siguiera sufriendo, pero las últimas cuarenta y ocho horas de su vida fueron insoportables, nunca olvidaré su mirada aquella noche. A las 17 horas treinta minutos del 30 de agosto en la clínica veterinaria, Copito se quedó dormido para siempre, y tuve que emprender junto a mi marido su último viaje, el viaje más amargo de mi vida.

Al despedirme de él esta mañana ha sido como volver a pasar de nuevo por ese terrible día. De alguna forma me consuela saber que pronto lo volveré a ver y que el nunca me abandonará porque siempre estará ahí a mi lado. Han pasado cuatro días y sigo sintiendo esa presión en el pecho que me asfixia, me siento perdida, me falta mi fiel amigo, aunque a veces no se cómo pero siento su presencia, lo huelo, oigo su ladrido y esa forma tan peculiar que tenía de llamar mi atención. Pienso que esto es una pesadilla de la que voy a despertar, me levanto y él está ahí echado en el pasillo esperando que nos levantemos para darle su paseo matinal. Deseo con toda mi alma que donde quiera que esté haya sabido perdonarme y sobre todo entender que no quería por nada del mundo hacerle daño, hubiera preferido…

Ayer fue 30 de octubre 2006, si, han pasado dos meses, dos meses terribles, aunque no hay un día que no piense en él, hoy ha sido particularmente difícil para mi. Antes de abrir los ojos esta mañana he dejado caer el brazo fuera de la cama por inercia esperando que el viniese a saludarme, como lo había hecho tantas veces a lo largo de estos años, pero Copito no estaba… A pesar del tiempo transcurrido me sigo sintiendo culpable por la terrible decisión que tomé aquel día y de esa perdida irreparable.

Amparo



Libros de mascotas


Libros de mascotas


Libros de mascotas




Seguros veterinarios

.:. [21/Ago/07] Fátima y la historia de su mascota Silka

Hola, me llamo Fátima y mi historia no es que sea nada del otro mundo pero para mi seguirá siendo la mejor. Hace años mi marido me regalo una preciosa cachorrita de Samoyedo, Silka le pusimos. Era un nombre precioso de un viento de Alaska.

La tuve conmigo durante 5 años hasta que una mañana me levante porque oí a mi hijo gritando y llorando. Jamás hubiese imaginado el dolor que se puede llegar a sentir tan fuerte por la desaparición de mi perrita Silka.

Ninguno de mi familia la ha olvidado, ni mi hijo el mayor que entonces tenia 8 añitos ni el pequeño que tenia 3 años. Pero yo digo que el destino siempre nos tiene algo bueno. Estas navidades teníamos pensado regalarles otro cachorrito de Samoyedo a mis hijos y...a mi por supuesto jejeje, y mira lo que es la vida que mirando por Internet encontramos un anuncio de una chica que tenía varios perros de esta raza y los ofrecía para adoptarlos.

Nos decidimos a contestar a su anuncio. Y ya, cuando nos lo enseñó por el messenger a todos se nos cayo la baba. Viajó desde Tarragona hasta Navarra y aquí lo tenemos ya con nosotros. Un precioso macho de 4meses al que hemos llamado Nash.

Mis 3 hijos están encantados, sobre todo el mayor que a raíz del trágico suceso lo paso muuuy mal, y hoy ha recuperado la sonrisa.

Yo recomiendo esta raza para tener en casa, donde hay críos porque son muy juguetones, cariñosos y muy protectores. Antiguamente utilizaban a estos perros para tirar de los trineos, también para cuidar a los bebes.

No estoy de acuerdo cuando a esta raza la catalogan de raza peligrosa...PORQUE NO LO ES...al igual que otras.

Muchísimas gracias a ti por leerme.
Y si tienes perrito y quieres charlar sobre ellos aquí tienes una amiga.
nexiona2@hotmail.com
Besos

.:. [13/Ago/07] Viviana y la historia de su mascota Eve

Hace 13 años, nos reunimos en familia, y decidimos tener una perrita, en ese tiempo no era tan común esta raza, entonces después de tantas averiguaciones, visitamos al Profesor Enrique Romero, en ese momento él estaba a cargo del Zoológico, lo fuimos a ver en su consultorio en Olivos, y nos recomendó tener a la raza LABRADOR, y como la familia se constituía la mayoría por 3 mujeres, mis dos hijas y yo, nos recomendó tener una hembra.

El camino fue largo, hasta que nos contactamos con el Kennel Club, y por medio de ellos, nos recomendaron al Dr. Jorge Butteri, el cual visitamos, y queríamos un cachorro negro, él nos ofreció una cría dorada, que la madre Matilde estaba por tener a los cachorros, estábamos tan ansiosos que no pudimos esperar a tener uno de color negro. Su papá era THOMAS.

Y ahí fuimos, la casa era en Flores, visitamos a Matilde, con sus 11 cachorritos, uno más lindo que otro, nos queríamos llevar a todos, estaban en el canil, y una cachorrita muy gordita nos pedía upa, y ahí no dudamos en elegirla, Se llama EVE, tiene miles de sobrenombres, Reina, Culis, Evelyn, Evita, etc.

En abril ya cumplió 13 añitos, El primer añito, se comió lo que encontró, recuerdo aun que era noche tarde, y me la traía la dueña envuelta en una mantilla blanca, La esperábamos, con una canastito, con una cobertor rosita con flores. La primera noche, se comió parte de la paja del canasto, y desarmó todo el cobertor, había goma espuma por todo el comedor diario.

Como rompía muchas cosas en su primer añito, le compramos una cucha de madera, al final termino también rompiendo la cucha, afilando sus primeros dientecitos.

Desde el primer día la acostumbramos a viajar en auto, los fines de semana nos íbamos a la quinta, cuando fue creciendo, tuvimos que cambiar el auto, y comprarnos una camioneta, para que Evita fuera mas cómoda.

Y así fue creciendo, y ganándose todo el afecto de quien la conocía, Recuerdo las noches en vela, cuando tenia algún problemita, nos levantábamos a cuidarla, la sobreprotegíamos mucho.

Nos da afecto incondicional, siempre con tanta dulzura, como digo yo, le falta hablar.

Y han pasado ya 13 años, y ahora esta viejita, fatigada, apenas camina, tiene incontinencia, usa bombachitas de la marca Plenitud, tuvimos que suspenderle El Paseador; pero no aceptamos no tenerla más, hacemos lo imposible para que se sienta cómoda, duerme en un colchoncito de cuna, se baña todos los viernes; el año pasado le hicimos conocer el mar, ¡no podíamos creer que con todos los problemitas de salud que tenia, el mar la rejuveneciera tanto!, la vimos corretear, meterse al mar, aspirar la brisa del mar. Una diosa.

Y este año 2007 la llevaremos de vuelta a la playa, quizás sea su ultimo verano, pero no pensemos en eso ahora, DISFRUTEMOS y disfrutemos de esta hermosa hembra, que nos dio todo su amor, y lo sigue haciendo a diario. Es cuestión de tener paciencia, y colaborar todos en la casa.

Mis hijas la criaron como a una hermana y yo su mami, como a una hijita más. No le falta nada, está atendida de maravillas, y nosotras tres nos desvivimos por Evita. LA AMAMOS CON MAYÚSCULAS.

Gracias Dr. Jorge Butteri, por hacer todos estos años, más que felices, por hacer posible que tuviéramos a Evita es una experiencia inolvidable, hermosa.

VIVIANA VENTRE

.:. [06/Ago/07] Mayra y la historia de su mascota Kachorra

Me llamo Mayra, soy de Bolivia y quiero compartir con todos esta historia, porque es una de tantas sobre rescate de animalitos abandonados. Yo, desde niña, siempre quise tener un perro, pero hasta mis 19 años jamás pude tener ninguno. Se me partía el corazón al ver tantos animalitos maltratados a los cuales yo no podía ayudar. Bueno, ya estaba resignada. Hace como tres años y medio, me cambié de casa con mis padres (como ya varias veces lo he hecho), y bueno, todo era normal.

En mi cuadra, hay guardias privados que pagamos todos los vecinos, ya que debo decir, la policía no basta. Pasaron seis meses, y un buen día, apareció un cachorro criollo o mestizo de como seis meses, flacucho y bien juguetón que le estaba haciendo compañía a los guardias. Les preguntamos de dónde había salido, y ellos sólo dijeron que apareció de la nada y le habían invitado comida. Era bien lindo, y cuando nos acercamos a él, quiso jugar con nosotros. Para referirnos a él al querer comentar algo, le pusimos por nombre "cachorro" (no tenemos imaginación).

El perrito aparecía y desaparecía, al parecer salía a dar una vuelta y regresaba a su casa. Un día que el perro estaba con los guardias, nos fijamos bien, y resultó que era cachorra y no cachorro. Entonces, en vez de decirle "cachorro" le empezamos a decir "Kachorra". No le pusimos otro nombre, porque no era nuestra y la veíamos de vez en cuando.

Tiempo después, estábamos caminando por una de las calles cercanas, cuando la vimos en una de las casas, haciendo un hueco enorme en el jardín. Entonces, descubrimos dónde vivía. Sus dueños, como eran irresponsables, la dejaban salir sola y por eso iba con los guardias a pasar el rato. Llegó el momento en que la pobre empezó a tener celo, y como era de esperarse, el montón de perros callejeros que siempre andan por las calles, la empezaron a perseguir. Ella corría escapando de los perros, y yo, que quería meterla a mi casa un rato para que esos perros no siguieran persiguiéndola, no pude hacerlo, ya que no me lo permitían.

Así fue como tuvo su primera camada de dos cachorros. Eso lo supimos porque ya sabíamos dónde vivía y la vimos con sus dos crías. Tiempo después pasó de nuevo lo mismo, y tuvo la segunda camada de seis crías. Y luego, tuvo otra camada de ocho crías, solo que esta vez sus dueños la habían botado de su casa para siempre, y la pobrecita tuvo sus crías en la calle. Un vecino piadoso le consiguió una cucha para que no estuviera a la intemperie. A todo esto, otro perrito abandonado había llegado donde los guardias, el cual se llama "Rufo" o "Vaquita" (porque es blanco con manchas negras grandes). El mismo vecino le consiguió a él también otra cucha, así que los dos perros vivían en la calle al lado de la caseta de los guardias.

Las crías de ella eran hermosas y gordas (como ella, ya que los vecinos le daban comida). De a poco se las llevaron todas, yo no me quedé con ninguna, porque como ya dije, a mí no me dejaban tener perro. Pasó el tiempo, y de pronto vimos que Kachorra tenía la vagina inflamada y sangrando. Obviamente nos asustamos, y llamamos a la protectora de animales. De milagro nos hicieron caso (es que tienen poco presupuesto y siempre andan ocupados), y nos dijeron que había que operarla, tenía un tumor.

Hicimos una colecta entre todos los vecinos, reunimos el dinero para la operación y la operaron. Ahora la cuestión era quién iba a cuidarla, porque en la calle no podía estar. Todos los vecinos tenían perros, menos nosotros, así que mi mamá dijo que la cuidaríamos por una semana. Yo era la más feliz del mundo. No crean que Kachorra se encontraba mal después de la operación, al día siguiente ella ya estaba correteando y queriendo jugar por todo el jardín.

Así pasó toda una semana maravillosa, y la soltamos a la calle. Yo no quería, pero mis padres, sobre todo mi papá, no me dejaron quedarme con ella. Pasó el tiempo, y mi mamá empezó a darles a Kachorra y Rufo comida todos los días, porque el vecino que se encargaba de eso ya no podía hacerlo, así que Kachorra y Rufo entraban a la casa todos los días para almorzar. Poco a poco, Kachorra se fue quedando una, dos o hasta tres horas dentro, durmiendo en el jardín. Nosotros ya estábamos encariñados con ellos. Por lo tanto, mi mamá y yo estábamos todo el día con el corazón en la boca pensando que los podían atropellar (vivo en una avenida) y más encima estos bandidos se dedicaban a perseguir autos.

Un buen día, de la nada mi papá dijo "vamos a comprarle hoy una cucha a Kachorra", yo estaba atónita. Kachorra es tan dulce y hermosa, que hasta se ganó el cariño de mi papá, lo cual era casi imposible. Y así fue como el 5 de octubre del 2006, ella fue nuestra perrita oficialmente y desde ese día la sacamos a pasear dos veces al día, le damos comida, la peinamos, la bañamos (aunque a ella no le guste), y le damos todo el amor posible, es la reina de la casa.

En cuanto a Rufo, él sigue en la calle, pero ahora que no está Kachorra con él, ya no persigue autos. No le falta comida, y posiblemente uno de los vecinos se quede con él. No nos quedamos con él, porque dos perros grandes sería mucho, y porque a mi papá no le cae bien, pero ese perrito también es un amor. En realidad todos los perros son un amor. No tengo fotos de mi Kachorra, pero cuando las tenga se las mandaré para que vean lo fotogénica que es, ¡es la más bella del mundo!. Gracias de antemano por publicar mi historia.

Tiene 9 años, cuando tenía 2, se cayó desde un 7mo. piso, increíblemente no sufrió ni un rasguño sólo estuvo una semana perdida y después la encontramos. Es muy juguetona, lo que más le gusta es encontrar bolitas en los zapatos, mis masajes diarios, la sesión de peluquería y como no, sus siestas al sol. Su lugar referido, allí dónde esté yo.

Relatos y aventuras de mascotas, página 5    Relatos y aventuras de mascotas, página 3