Amimascota.com 
 
 
NOTICIAS Y ACTUALIDAD

seguros veterinarios

Dos gallegos impulsan el primer estudio español para recuperar caballitos de mar

El proyecto analizará el ADN de la especie con ejemplares recogidos en Ares, Arousa y Canarias. Los investigadores desarrollarán técnicas de cría en cautividad para facilitar la repoblación salvaje.

(2006-02-08) LaVoz de Galicia || Susana Basterrechea



Todo el mundo conoce o ha visto un caballito de mar, pero casi nadie ha estudiado estos pequeños peces teleósteos. Hay 33 variedades en el mundo y todas están en la lista de especies amenazadas. Dos de ellas (el Hippocampus hippocampus y el Hippocampus guttulatus ) sobreviven en el litoral atlántico. Desde Galicia, dos científicos han puesto en marcha una línea de investigación, pionera en España y prácticamente única en Europa, orientada a la recuperación de las poblaciones naturales de caballitos de mar que aún resisten, en especial los guttulatus.

Miguel Planas, del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, es el coordinador del Proyecto Hippocampus , financiado con más de 260.000 euros por el último Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Educación y Ciencia. Con él colaboran la Universidad de Santiago, a través del departamento de Genética del campus de Lugo y la investigadora Carmen Bouza Fernández, el Instituto Canario de Ciencias Marinas y cuatro grandes acuarios nacionales (A Coruña, Bilbao, San Sebastián y Madrid), que participarán durante los tres años de investigación.

Menos en las redes

Los científicos parten de muy pocos datos, aunque hay indicios de que el número de caballitos se reduce año tras año. Las causas más probables: la contaminación y la vulnerabilidad de la propia especie. «Lo sabemos por los buceadores y los pescadores, que nos dicen que capturan menos en sus redes», señala Planas.

Por ello, el proyecto comenzará por estudiarlos en su hábitat, en estado salvaje. Los lugares elegidos en Galicia (también se hará en Las Palmas de Gran Canaria) son la ría coruñesa de Ares y la pontevedresa de Arousa. Varios técnicos del Acuario de A Coruña ya han iniciado las prospecciones. «Dentro de unos meses, los buceadores recogerán algunos ejemplares y nos los traerán al laboratorio de Vigo», comenta Planas. «Ya estamos diseñando un prototipo de acuario que reproduzca sus condiciones de vida en el mar. El problema es que el caballito es muy sibarita», añade. El objetivo es desarrollar técnicas de reproducción en cautividad.

Marcadores genéticos

En Lugo, el equipo de Genética se encargará de obtener el DNI del Hippocampus guttulatus, tanto el gallego como el canario, y su patrón de diversidad. «Queremos saber si son diferentes y si los de Ares y Arousa son distintos», apunta Carmen Bouza. Su equipo analizará, además, la estructura familiar del caballito en cautividad «para evitar el parentesco en los cruces y mejorar sus condiciones genéticas».

La última fase consistirá en la introducción en el mar de los mejores caballitos, genéticamente seleccionados, para realizar un ensayo controlado de repoblación. Para ello, inyectarán polímeros fluorescentes en su espina dorsal y les realizarán un seguimiento. «Mantener a la mitad sería todo un éxito», asegura Planas.

Características:

Gran colorido y una vida de cuatro años

«GUTTULATUS» : Mide como máximo 18 centímetros y como mucho vive cuatro años. Se da desde Inglaterra a Marruecos, en Canarias, Azores, Madeira y el Mediterráneo. Tiene de 300 a 500 crías y presenta vivos colores.

El más corriente y de tonos pardos

«HIPPOCAMPUS» : Es la variedad común y más pequeño que el guttulatus (15 centímetros). Suele presentar tonos pardos y anaranjados, y vive en aguas más profundas en el litoral atlántico, Canarias y la costa africana hacia Guinea.

Entre algas y a no más de 28 grados

«ERECTUS» : Su coloración suele ser negra o marrón, con listas nacaradas. Vive desde Canadá a Argentina y dentro del golfo de México, en aguas poco profundas, con algas y cuya temperatura no supere los 28 grados.

Parejas monógamas y machos encargados de parir a las crías

La singularidad de los caballitos de mar no sólo despierta el interés del gran público. También tienen un gran tirón comercial. «Cada año se sacrifican 20 millones de ejemplares en todo el mundo», apunta Miguel Planas. Algunos decoran acuarios, pero la inmensa mayoría, cuenta el científico del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, se matan para surtir al mercado asiático. «Se utilizan como afrodisíacos, para ungüentos y también se comen fritos», asegura. «Un kilo de caballitos en Hong Kong cuesta 150.000 de las antiguas pesetas», añade.

Poca movilidad

El atractivo científico de los caballitos también reside en sus particulares características biológicas. Son especies que se mueven muy poco en el agua y que, pese a ser tan pequeños -como la uña de un dedo meñique en algunos casos-, no les gusta tener vecinos. «Su abundancia es muy reducida. Hay una media de 0,5 individuos por metro cuadrado», explica Planas. «Por eso nos gustaría acotar zonas concretas y poder cuantificar las poblaciones. Es un dato que se desconoce», asegura.

Los hipocampos, además, viven entre algas, manglares y corales -hábitats bastante amenazados- y son muy exigentes con su dieta, a base de pequeños crustáceos.

Danza de cortejo

Pero quizá, lo más curioso de este tipo de pez sea su comportamiento sexual. El caballito de mar utiliza una danza de cortejo, en luna llena y al amanecer, y los machos son los que paren y los que durante semanas fecundan los óvulos depositados por las hembras en los sacos que tienen junto a la cola. Además, el hipocampo es monógamo. Tiene una pareja y nunca la abandona. Incluso en ocasiones, si uno de los dos muere, el otro queda viudo y no busca nuevo compañero.



Titulares de noticías de mascotas

 





 





Perros | Gatos | Aves | Peces | Roedores | Anuncios | Directorio | Artículos | Fotos | Ferias de mascotas | Humor | Nombres de mascotas
Inicio | Noticies | Frases | Relatos e historias | Presentación | Mapa web | Anunciar publicidad | Contactar
 
Copyright 2004 - 2016 © Amimascota.com, Todos los derechos reservados.